EL ANDAMIAJE DE LA RETRICA PDF

y las corporaciones, expresando que:Nada de esto es retrica, y nada de esto Para ello, ha ido desarrollando progresivamente el andamiaje institucional. pieza en forma de cruz en los andamios; madero cuadrado y fuerte .. del Rin rheostat: restato rhesus: Rh rhetoric: retrica rhetorical: retrico. Andaluca: Andalucia andaluz: Andalucian andamiaje: scaffolding (to -) retorcer: wring retorcer: writhe retorcido: kinky retrica: rhetoric.

Author: Tutaxe Maular
Country: Guatemala
Language: English (Spanish)
Genre: Politics
Published (Last): 20 February 2010
Pages: 251
PDF File Size: 20.31 Mb
ePub File Size: 1.85 Mb
ISBN: 931-1-24013-940-5
Downloads: 66013
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Jule

Otros elegan el encanto de la tertulia, de la charla amistosa y frvola. Entre ellos, como en la mayora de los Argentinos, la veda de carne era un tema infaltable, que conclua inevitablemente, responsabilizando a las madres, esposas o tas por la falta de imaginacin para sustituir al preciado churrasco.

Desde ese punto al costo de vida, mediaban slo algunas pocas frases. El aumento de las tarifas de la electricidad, brillaba con luz propia y era un prrafo aparte. Todava se habla de ese rubio y siniestro Robledo Puch, detenido y acusado por una docena de asesinatos. Un benefactor de las conversaciones ligeras, haba hecho su debut y prometa ser un verdadero protagonista para los apostadores a secas y para los amantes del ftbol, quienes frente a las tarjetas y cruces del PRODE se sentan tan maravillosos como Bobby Fisher ante el tablero de ajedrez.

Lo novedoso y transgresor que resultaba el espectculo de esos jvenes, Gasalla y Perciavalle; en un stano de Buenos Aires, era materia opinable para los ms circunspectos. Poco a poco y a medida que los rezagados iban llegando, las temticas se tean con los colores de un pas difcil y se llenaban con lq palabras profundas como los dolores de la Nacin. A seis aos del golpe que derroc al Presidente Illia, tras los gobiernos de Ongana y Levingston, la Revolucin Argentina haba visto evaporarse sus sueos de perpetuidad y la salida electoral les apareca a los militares, inevitable.

Alejandro Agustn Lanusse haba asumido la presidencia en marzo de El militar profundamente antiperonista, el que participara de la fracasada intentona del Gral. Benjamn Menndez entras veinte aos volva a cruzarse con Pern- al que se refera como “el fondo de la cuestin”- en otro punto de la historia.

Haba pergeado la ms poltica de sus estrategias, el GAN Gran Acuerdo Nacionalun restablecimiento de las reglas del juego “pluralista, sin exclusiones”. Instaba a “superar errores del pasado” a “alcanzar el GAN desterrando revanchismos y perdonando agravios”. Haba devuelto al General el cuerpo de Evita tras el espantoso y ultrajante peregrinar al que fuera sometido durante tantos aos.

Y aseguraba que el 25 de mayo del 73 devolvera al pueblo un presidente elegido democrticamente. Pero an le faltaba saber si su criatura lo reconocera como un padre bondadoso o se convertira en el “arma siniestra” que le restituyera el poder a Pern. Salustro- secuestrado por del el Eetrica, emerga con singular fuerza. Lanusse hablaba al pas, impertrrito, con su voz de al intacta, sin el menor atisbo de quebranto.

Hablaba a un pas que se fracturaba en cada uno de sus huesos. En los pocos meses de ese ao se haban acumulado andamiajw de muertes producto de enfrentamientos armados, atentados, copamientos y operativos antisubversivos. Mendocinos, puntanos, sanjuaninos, tucumanos, rosarinos “aplacados” a sangre y palos por la polica o el ejrcito. Mientras Raimundo Ongaro era liberado, se detena al sacerdote tercermundista Alberto Carbone y el foro de los derechos humanos denunciaba torturas.

A las Malvinas llegaban los vuelos Argentinos regularmente; en el continente circulaba un mensaje de Juan Domingo Pern en el que se lw a la formacin de un frente cvico de Liberacin Nacional; Isabel Pern y Jos Lpez Rega regresaban a Madrid pocas horas antes que Arturo Frondizi se reuniera, en la Espaa de los exilios, con el reciente propietario de la casa de Gaspar Campos. El verano del 72 haba sido testigo del derrocamiento del presidente ecuatoriano Jos Mara Velasco, de la llegada a la presidencia de Juan Mara Bordaberry en el Uruguay y del restablecimiento de relaciones diplomticas entre Argentina y China.

A los Radicales Intransigentes reunidos ese 22 de abril no les faltaban temas para compartir ni motivos para los anlisis polticos agotadores. Pero todos saban muy bien que uno era excluyente y tena nombre y apellido: Al momento de las reorganizaciones partidarias, el ministro del interior aplicaba una disposicin estatutaria por la que se haca inviable que dos partidos polticos diferentes utilizaran la misma denominacin.

La colisin se produca entre las fuerzas de Ricardo Balbn y las de Oscar Alende quien as describe la situacin:. El pueblo quera votar contra la dictadura y arrasarla para siempre. No quera perder su voto. La situacin era irregular y anmala. Todo era endeble, las coincidencias giraban nicamente en lograr el repudio y la derrota del GAN, es decir el continuismo.

  EE13 TRANSFORMER PDF

Los cismticos de se quedaron a la espera de arrebatarnos el nombre y la oportunidad les lleg del brazo de un gobierno de facto. Del mismo gobierno integrado por los golpistas que derrocaron a Illia y al que al que no tuvieron rwtrica en facilitarle un ministro del interior para que sirviera a sus propsitos. Y el ministro no fue cualquiera. Fue nada menos que el ex presidente de la Cmara de Diputados, tambin desalojado de su cargo por los golpistas que ahora serva, Arturo Mor Roig.

Este hombre de la ms pura extraccin radical del pueblo en Buenos Aires realizara una doble maniobra destinada por un lado a escamotearle el previsible triunfo electoral al peronismo en mayo del 73 y el por el otro a arrebatarnos el nombre con la complicidad de una justicia electoral cuyos fallos al respecto podran integrar una antologa del disparate jurdico.

El ministro del interior elabor, con la ayuda de un equipo de colaboradores, en buena parte de extraccin conservadora, un Estatuto de Partidos Polticos, haciendo caso omiso a la existencia de una Anxamiaje Orgnica sancionada por el Congreso de anfamiaje Nacin cuya Cmara de Diputados, l presida. La finalidad no era otra que prohibir al radicalismo intransigente el uso de su autntico nombre.

Vieja enfermedad esta, de pedir a los gobiernos de facto que sancionen Leyes, sustituyendo al Congreso, siempre que de esas leyes puedan sacarse ds ventajas.

El estatuto sancionado por Lanusse, pergeado por Mor Roig y los suyos contena clusulas de una arbitrariedad tal que slo le faltaba decir que determinada sigla, UCR, en el futuro, sera utilizada exclusivamente por un partido con domicilio en calle Alsina al 1.

En efecto, la continuidad histrica, las decisiones de las convenciones, slo se tenan en cuenta aquellas en que los guarismos e, los haban favorecido. En realidad, una vez ms la maniobra era ms vasta. Con el andamije de doble vuelta se procuraba llevar a la opcin peronismo-antiperonismo, sumando en ella los votos de UCRP a los de centro derecha, comandado por Manrique. El decreto ley llev fecha 30 de junio dellamada ley No extra a nadie pues que los punteros radicales del Pueblo tanto “balbinistas” como “alfonsinistas”- el lder de ancamiaje y cambio presidi por entonces el Comit de su partido en la provincia de Buenos Aires- recorrieran la provincia recolectando fichas mediante el sonsonete de que slo habra una UCR.

No por que fueran adivinos. Ocurri que as estaba resuelto entre las autoridades de la UCR del pueblo, la dictadura de Lanusse y su ministro radical. Un juez apresurado, Insaurralde, el mismo amigo del frigerismo que en haba reconocido como legtimo el falso Comit Nacional, reunido por Gmez Machado, se apresur a otorgarles personera como UCR sin tener en cuenta que dentro de los trminos establecidos por la “Ley” – de algn modo hay que llamarla- alguien podra reclamar el nombre de UCRI.

Diccionario espaol-ingls – [DOC Document]

Pero el juez Insaurralde dijo a nuestro pedido: Se confunde con UCR que ya existe! Si todos los partidos haban sido disueltos y se estaba dentro de los plazos legales para formar nuevos partidos.

Ocurri un hecho igualmente significativo: Portero, Lorences y otros amigos pensaron en solicitar el nombre U. Revolucionaria Intransigente, con lo cual conservaramos la sigla.

Pero este infatigable enemigo declarado del Radicalismo Intransigente otra vez dijo: Si bien y en ltima instancia y cuando el proceso electoral estaba en marcha, la Corte Suprema dej sin efecto algn nuevo dislate de Insaurralde, tanto l, como la Cmara Federal Electoral no haban dejado arbitrariedad por cometer.

El ltimo episodio de la infamia lo efectu el presidente de la Cmara Federal Electoral, Cesar Mariano Lagos, un ex diputado nacional radical del Pueblo, colocado all por Mor Roig, Quien comunic a los apoderados del partido: As fue, optamos por el Partido Intransigente y desaparecieron como por retrlca inconvenientes judiciales. As cabalgando sobre un grotesco andamiaje judicial, urdidos entre arbitrariedades, fuimos despojados de detrica nombre legtimo”.

Pero el despojo no significa el renunciamiento a retricaa historia. Operaban en el pas cuatro bancos britnicos, los capitales ingleses se invertan en explotaciones agropecuarias, ferrocarriles y servicios pblicos. Haba ingleses en todo “el joven pas” y conformaban una colonia particularmente prspera. Cuidaban la salud en el Hospital Britnico, se educaban en sus escuelas bilinges, se informaban a travs de sus propios diarios y se divertan en sus clubes.

  GRIGORE PALAMA PDF

En la “chacra Inglesa”, quienes eran espectadores, se debatan entre la admiracin a tan refinada colectividad -con la consiguiente compulsin imitativa- y cierta anglofobia sostenida por la desconfianza de que tan estrecha asociacin no resultase provechosa para el futuro de la patria.

Diccionario Gwedynns i E e i

La gran inmigracin poblaba los conventillos, nutra al lunfardo y a los criollos con las fritangas espaolas, las pastas italianas o los hojaldres turcos. Mientras los Podest se preparaban para el estreno de Juan Moreira en el humilde corraln de Sarmiento y Montevideo, los grandes del canto lrico deleitaban a los pudientes en los teatros “igualitos a los de Europa”.

Los grandes payadores son Gabino Ezeiza y Jos Betinotti ,el tango est prohibido “por ser el ms libertino de los bailes”, cosas “de la mala vida” mientras los “Tranway” de laa caballos transportan a los “tangueros” a sus “laburos”.

andzmiaje En aquellas organizaciones obreras y socialistas celebraron por primera vez el 1 de Mayo en estas latitudes. Los anarquistas se organizaban y predicaban con sus elocuentes arengas y publicaciones. La dualidad se constataba en un pas que creca tanto como la miseria de los pobres y en la consolidacin de una oligarqua gobernante que supla con paternalismo y fraude a las legalidades democrticas.

De todas formas, nada haca suponer una crisis tan cercana y tan profunda. El presidente Miguel Jurez Celman -pariente y ahijado poltico de Roca- continuador indiscutido del lema “Paz y Administracin”, se asombr ante el infortunio no previsto. La Bolsa enloqueci, los solventes cayeron en cesacin de pagos, se paralizaron las grandes obras que caracterizaron a la dcada, se produjeron huelgas ante el aumento de los precios, la desocupacin arras con las expectativas y el drenaje del oro se hizo incontrolable.

Los malos presagios acosaban a la “prosperidad indefinida”. Al momento de precipitarse tan extendida crisis, la oposicin -que como tal no exista- comenz a gestarse a travs de movimientos cvicos casi espontneos. De uno de esos grupos surgi un partido de jvenes -casi todos estudiantes- fe a moralizar la administracin del Estado, derrotando a la corrupcin enquistada en los sucesivos gobiernos.

Los sorprendi el xito y los enfervoriz la oratoria de un caudillo de Balvanera: Retirado de la poltica diez aos atrs, Alem reapareci con su figura de hombre austero y profundamente republicano. A las pocas semanas se constituy la Unin Cvica -a secas- y una palabra desconocida hasta entonces comenz a circular por los barrios de la Capital Federal y pueblos de la provincia de Buenos Aires, como sinnimo de reunin y participacin militante: A la cabeza de la incipiente organizacin se hallaban Mitre y Alem.

Un nuevo mitin en el frontn Buenos Aires no dej lugar a dudas, como lo haba dicho Alem: La negativa a retroceder, a dejarle al adversario la posibilidad de maniobrar nuevamente y continuar en el poder, indujo a la dirigencia de la U.

Pero del germen no slo brotara la consciencia republicana, la mstica y el coraje. Tambin lo haran los de la traicin y la entrega. Se design como jefe militar del movimiento al general Manuel J. Leandro Alem cosech la adhesin de los ciudadanos, muchos de ellos ya con boinas blancas. El plan consisti en dejar sin armas al gobierno, tomando el Parque de Artillera, pero algunos delatores pusieron sobre aviso al Presidente quien mand detener al general Campos. Todo pareca haber terminado.

Pero tras una reunin con Roca -el jefe de inteligencia en operaciones polticas – el general detenido hizo saber a la junta revolucionaria que slo deban determinar da y hora para cumplir con el plan anterior. Llamativamente la polica distendi la vigilancia sobre los revolucionarios implicados.

El 26 de julio a la madrugada llegaron al Parque de Artillera varios centenares de civiles acompaados por regimientos de infantera, ingenieros y cadetes del Colegio Militar.

La victoria pareca segura. Siguiendo el consejo de Roca y Pellegrini, el presidente abandon la capital y Pellegrini qued al mando de la represin.

Cambio climatico_Peru DESCO pdf

Durante todo el da ambos bandos se tirotearon y muchos fueron los muertos y heridos. Hacia la noche un armisticio detuvo los enfrentamientos armados. Desde el Parque llegaron las noticias del desaliento y la derrota: La capitulacin se firm el da veintinueve.